Quienes Somos

Somos el terror de las comidas familiares, porque preferimos hablar de política antes de cualquier otra cosa, excepto hedonismo. Por lo tanto, con mayor razón, somos los que hablamos de política, sexo y los beneficios del capitalismo en cada matrimonio, bautizo, cumpleaños y funeral.

Tenemos otros temas que pueden aparecer eventualmente cuando hacemos una pausa para respirar entre tanto hablar de política, como filosofía, cultura, cine e historia —si estamos hablando de hedonismo no hacemos pausa para respirar— como también de nuevas tecnologías y cómo será la vida en Marte, lejos de este planeta que #ustedes arruinaron. 

Quienes editamos la página somos LIBERALES

Lo cual en pocas palabras significa que somos partidarixs del libre mercado, la propiedad privada y el libre flujo de personas y capitales, en distintos grados y matices.

También significa que creemos en la autonomía de la voluntad, somos profundamente demócratas y globalistas, como también creemos en un liberalismo cultural: es decir lo que hagan adultxs con consentimiento informado y explícito entre ellxs, solo es menester de aquellxs.

Rechazamos el autoritarismo, el colectivismo y todo tipo de moralina impuesta a las personas, venga de arriba o desde el lado.

También implica que somos optimistas acerca de las sociedades libres, la innovación, la tecnología, la ciencia y por tanto el progreso humano. 

Creemos que la opción de la humanidad es un ambicioso salto para adelante y creemos que es posible reinventarnos como especie y como individuxs. Quienes estamos vivxs ahora debemos elegir entre temer a un futuro estilo MadMax, o trabajar por un futuro al estilo de los “Súper Sónicos /Jetsons”, y elegimos luchar por lo segundo.

Nuestrxs columnistas

Tienen diversidad de puntos de vistas y de ideas, enmarcado en un ánimo de respeto y diálogo constructivo. 

Cómo ilustradxs, adoramos el debate, y consideramos que el pluralismo y la diversidad es un triunfo de la humanidad por sobre quienes quieren homogeneizarla.

Traducción: no nos hacemos cargo —especialmente de forma legal— de sus peinadas de muñeca. Por tanto toda la responsabilidad jurídica y ética, es de quien la emite y firma las columnas. Lo que no representa —necesariamente— la línea editorial de este medio.