Reino Unido Estados Unidos se unieron a Georgia este jueves para culpar a Rusia de un ciberataque a gran escala el año pasado que dejó fuera de la red a miles de sitios web georgianos e interrumpió las transmisiones de la televisión nacional.

El ataque del 28 de octubre eliminó sitios web estatales, privados y de medios, incluidos los que pertenecen a la oficina del presidente georgiano y dos estaciones de televisión privadas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Georgia aseguró que el ataque cibernético, que destruyó sitios web para mostrar una imagen del ex presidente georgiano Mikheil Saakashvili, fue planeado y llevado a cabo por el ejército ruso.

El ataque dejó fuera de la red a miles de sitios web georgianos e interrumpió las transmisiones de la televisión nacional

El ataque “tenía la intención de dañar a los ciudadanos georgianos y las estructuras gubernamentales al interrumpir y paralizar la funcionalidad de varias organizaciones, causando así ansiedad entre el público en general”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Vladimer Konstantinidi.

En declaraciones de apoyo, Reino Unido y Estados Unidos atribuyeron el ataque específicamente a una unidad del servicio de inteligencia militar de Rusia, comúnmente conocida como GRU.

Los países occidentales han acusado al GRU de orquestar una ola de ciberataques destructivos en len los últimos años, incluidos los ataques que destruyeron partes de la red de energía ucraniana y paralizaron negocios en todo el mundo en 2017. Moscú ha negado repetidamente estas acusaciones. 

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que el ataque “afectó directamente a la población georgiana, interrumpió las operaciones de varios miles de sitios web gubernamentales y privados de Georgia e interrumpió la transmisión de al menos dos estaciones de televisión importantes”.

El ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, dijo: “La imprudente y descarada campaña de ataques cibernéticos contra Georgia, una nación soberana e independiente, es totalmente inaceptable”.

El ataque es el último supuesto intento de Rusia de socavar y desestabilizar a la ex república soviética desde una guerra de corta duración entre los dos países en 2008 por la región georgiana separatista de Osetia del Sur.

Por AGENCIAS, TIFLIS para La Vanguardia 20 de Febrero 2020

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here